Sus orígenes se remontan a evitar que se escapara el ganado de las granjas. En los zoológicos también se empezaron a utilizar para restringir el acceso a los animales en un área abierta. No obstante, las condiciones de inseguridad en algunas zonas del país han hecho que las cercas eléctricas se usen también para alejar a los humanos.

Pero… ¿qué es realmente una cerca electrificada?

También llamada cerca eléctrica o cerco eléctrico, funciona por un denominado principio de descargas eléctricas que da impulsos de varios miles de Voltios a quien entre en contacto con ella. La intensidad alcanza unos 10 Ámperes, pero la intensidad ya efectiva permanece por debajo de los 10 miliámperes.

¿Qué pasa cuando el intruso entra en contacto con la cerca electrificada?

La descarga hace que circule una corriente eléctrica repentina y momentáneamente entre dos objetos de distinto potencial eléctrico. Es decir, la corriente circula por todo el cuerpo del intruso.

La tierra física es importante para que la cerca funcione. El mínimo contacto del intruso con el alambre provocará que la corriente eléctrica se descargue a través del cuerpo de éste, causándole una sacudida, y al mismo tiempo, provocando que se separe de la valla.

¿Puede morir alguien que entre en contacto con la cerca?

No. Por la poca duración que se tiene el contacto entre el cuerpo con la valla, es imposible que éste muera.

Entonces, ¿de qué sirve instalar una cerca electrificada?

De mucho. Si el intruso es aventado por la valla, es 100% seguro que no volverá a intentar entrar.

¿Quién estableció los voltajes de descarga?

Las normas internacionales en materia de seguridad son muy estrictas. Incluso hay normas estandarizadas que dejan claro que no es posible que alguien muera si las vallas son electrificadas. De hecho, quien las instale, está obligado a colocar letreros de advertencia del peligro por descarga.